Mientras algunas personas se empeñan en buscar al ‘mejor’ psicólogo en Oviedo, otras encuentran al adecuado

SI TOMAR LA decisión DE ir AL PSICÓLOGO YA ES UN PROCESO complejo, NO LO ES MENOS ELEGIR A QUÉ PROFESIONAL ACUDIR…

ASÍ, LO HABITUAL ES RECORRER GOOGLE BUSCANDO PALABRAS CLAVE COMO:

«psicólogo en Oviedo», «psicoterapia en Oviedo», «mejores psicólogos en Oviedo», «terapia de pareja en Oviedo» o similares.

Es entonces cuando comienza el juego de la comparativa entre profesionales:

✅  Comienzas a cotejar sus páginas web y currículums…

✅  A fijarte en su número de comentarios positivos en Google…

✅  A preguntar a amigos y familiares…

Sin embargo, si bien evaluar esas variables podrán ayudarte a encontrar a un buen psicólogo en Oviedo, ninguna te garantizará que este vaya a ser el adecuado para ti y ni mucho menos, el ideal.

Por encima de todo, existe un factor clave que determinará el éxito de tu próxima terapia psicológica

Un factor que nada tiene que ver con qué tan bien le haya ido a tu amiga Lorena con su psicólogo, o el número de títulos enmarcados que tenga en la pared ese profesional.

Pero antes de que te desvele esa importante razón, déjame que te cuente algo.

¿Qué comparte la mayoría de personas que acude a terapia?
(y tal vez, tú también)

Cuando por primera vez abren la puerta de la consulta, todas sienten estar atrapadas en uno. Y todas creen buscar lo mismo: una solución para este.

Tan solo han de pasar 60 minutos, para que al marchar se den cuenta de que, en realidad, buscaban algo más.

Me refiero a las personas que cada día se sientan en terapia frente a mí con su problema.

Un problema que ocupa su mente de preocupaciones, emociones negativas, y dudas asfixiantes.

Por más variados que sean sus motivos de consulta —una herida del pasado, un dilema del presente o una incertidumbre sobre el futuro—, con el tic-tac del reloj, la mayoría de las personas se da cuenta de que lo que verdaderamente ansiaba no era simple respuesta, consejo o solución, sino algo más simple y profundamente humano…

Un «Te entiendo», un «Estoy contigo», una conexión.

Es en esos momentos de la terapia, cuando reconocen que hay alguien dispuesto a caminar junto a ellos, donde comienza su transformación.

El momento donde las personas empiezan a aceptar su fragilidad, se atreven a confrontar sus sombras, y se abren conmigo a descubrir nuevas perspectivas.

Por ello, es aquí, justo en este punto clave, donde quiero que pongas toda tu atención.

LA FÓRMULA MAESTRA

PARA ELEGIR UN BUEN TERAPEUTA PARA TI

rEALMENTE, DA IGUAL CÓMO LO LLAMES.

Lo puedes llamar química, sintonía, feeling o simplemente conexión.

Pero lo cierto es que, más allá de las credenciales, de la corriente terapéutica de tu psicólogo, o qué tantas recomendaciones tenga; lo que verdaderamente importa es esa chispa intangible, esa corriente invisible de entendimiento que surge entre consultante y terapeuta en las primeras consultas.

No te equivoques, no estoy quitándole mérito a todos esos factores. Todos son relevantes, pero son sólo una parte de la ecuación.

Te lo pongo de otra forma:

Puedes tener el coche más bonito del mundo, el más seguro, el más veloz; pero si no tienes las llaves adecuadas, jamás arrancará.

 El vínculo terapéutico es esa llave.

Un vínculo que no suma, multiplica.

Pero un vínculo que desafortunadamente no podrás medir ni sopesar a priori, tan solo experimentar.

Y tal vez sea por este motivo, por el que encontrar un psicólogo desde la frialdad de Internet puede resultar una odisea.

Porque en esencia, no estamos buscando sólo un buen profesional, sino a alguien que nos trasmita la confianza de estar en el lugar correcto.

La chica tan sonriente de la foto soy yo, julia cuetos

Soy psicóloga sanitaria y terapeuta familiar sistémica, y ejerzo como psicóloga en Oviedo en GENOS, Centro de Terapia y Mediación Familiar.

Y antes de que continúes leyendo, quiero ser transparente contigo…

No tengo ni idea de si llegaré a forjar un buen vínculo terapéutico contigo en consulta, como tampoco tengo idea de si podré ayudarte con tu demanda.

Me gustaría prometerlo, pero es algo que debemos descubrir juntos.

En cualquier caso, quiero pensar que, si has llegado hasta estas letras, es que tal vez hayas sentido un atisbo de confianza en mi mensaje o quizás simplemente curiosidad.

Sea cual sea tu razón, lo que sí te puedo asegurar es que llevo años formándome para crear un clima acogedor, de escucha y seguridad que favorezca que esto ocurra.

Si de algo soy consciente es del salto de fé que puede suponer para ti buscar apoyo en un desconocido por Internet.

Así que, para que puedas tomar la decisión más informada posible, no solo me gustaría decírtelo, sino también demostrártelo de la única forma que tengo ahora a mi disposición:

Creando en tu mente una nítida imagen de lo que puedes esperar cuando te sientes frente a mí en consulta.

4 cosas que y 4 que no verás conmigo en consulta

LO QUE SÍ

LO QUE NO

NO PRETENDO SER LA MEJOR PSICÓLOGA, TAMPOCO LA IDEAL.

TAN SÓLO ASPIRO A SER LA ADECUADA para ti.

Si te apetece que sea tu próxima psicóloga en Oviedo y te ilusiona descubrir nuevas alternativas para recuperar tu claridad mental, tan sólo contáctame a través del formulario que encontrarás al hacer click en el siguiente botón.

PREGUNTAS FRECUENTES

¿NECESITO IR AL PSICÓLOGO?

Es posible que sientas dudas sobre si tu problema es lo suficientemente relevante como para pedir ayuda a un psicólogo.

La cuestión no está en cómo de grande pueda ser esa dificultad, sino en cuánto está interfiriendo en tu día a día y en tus relaciones.

Si además sientes que todo lo que has hecho hasta el momento para resolver esa dificultad no ha funcionado o incluso lo ha empeorando y ya no sabes que hacer, entonces acudir a psicoterapia puede serte de ayuda.

¿PODRÁS AYUDARME CON MI PROBLEMA?

La verdad, no lo sé.

Cada caso es completamente diferente por lo que tendremos que explorar conjuntamente tu dificultad, tu contexto y tus recursos personales, para plantear estrategias de solución posiblemente más eficaces que las que has intentado hasta ahora.

En cualquier caso, lo que tengo claro es que voy a poner todo mi empeño y conocimientos en intentar que así sea.

Pero no te preocupes, si supiera con certeza que no podré ayudarte, te lo haré saber a la mayor brevedad.

¿CUÁNTO TARDARÉ EN VER RESULTADOS?

No te puedo asegurar un plazo de tiempo en la resolución de tu problema.

Lo que sí haremos durante el proceso terapéutico es un seguimiento constante de tu progreso, para evaluar en qué medida se están alcanzando los objetivos acordados al comienzo de la terapia.

En función de esto último, conjuntamente decidiremos cuándo dar por concluida la terapia.

¿REALIZAS TERAPIA INFANTIL?

Sí.

No obstante, será igualmente relevante que las personas adultas responsables del cuidado del menor, se involucren en el proceso de la terapia infantil para conocer cuál está siendo la dificultad, las dinámicas familiares existentes, y sepan también cómo actuar ante el problema.

¿PUEDE IR MÁS DE UNA PERSONA A TERAPIA?

Desde mi marco de trabajo, se considera que nuestro bienestar emocional depende de la calidad de nuestras relaciones interpersonales.

Así, abordar el problema con todas aquellas personas que se vean afectadas por este, puede enriquecer el proceso terapéutico.

No obstante, este enfoque es igualmente eficaz cuando es una única persona la que está interesada o quiere acudir a consulta.

¿QUÉ ES ESO DE LA TERAPIA FAMILIAR?

La Terapia Familiar Sistémica es una forma de ver la terapia psicológica aplicable a cualquier tipo de demanda que acuda a consulta.

Así que, que lo de «familiar» no te asuste.

Ya sientas tener dificultades con tus padres, hijos o pareja; o bien, creas tener un problema de ansiedad, alimentación, autoestima, etc.

La Terapia Familiar Sistémica, de forma simplificada, plantea que tu problema forma parte de un sistema en el que también otras personas están inmersas. 

Entre ellas, tu familia.

Desde mi punto de vista, se trata del estilo de terapia más integral desde el que analizar tu problema, tu contexto, y evaluar las posibles estrategias disponibles.

¿CÓMO SERÁ LA PRIMERA CONSULTA?

Durante nuestra primera consulta nos centraremos en analizar en detalle tu problema, tu historia de vida y tu contexto.

Concretamente, hablaremos de:

– El motivo de tu demanda. Es decir, qué es lo que te ha traido a consulta para averiguar en qué medida puedo ayudarte.

– Indagaremos en la historia de tu problema. Cuándo comenzó a darse, bajo qué condiciones se agravó, y si en algún momento hubo situaciones en las que no hayas sentido malestar y sí mejorías. Con ello, conseguiremos trazar un mapa del territorio por el que nos moveremos.

– Conversaremos sobre tus intentos de solución previos. En otras palabras, qué es lo que has intentado hacer para resolver tu problema en el pasado y qué es lo que pudo no haber funcionado. Esto es algo esencial para que podamos proyectar juntos nuevas estrategias de solución que realmente sean efectivas.

– Si hay algo que considero esencial desde mi perspectiva sistémica es analizar tu red de apoyo. Descubrir cuáles son esas personas a tu alrededor que son relevantes para ti y de qué grado de soporte te proveen. La forma en que hemos aprendido a interaccionar y nos comunicamos con los demás (y otros se comunican con nosotros), es muchas veces una parte importante del desarrollo de tu problema.

– Definiremos y marcaremos unos objetivos. Unas metas clave hacia las que orientar nuestras siguientes sesiones, encaminar nuestras nuevas estrategias de solución y evaluar tus futuros avances.

Aunque parezca que son muchas cosas, para mí lo más importante en la primera consulta es que te sientas en un espacio de seguridad y comprensión. Sin presiones.

¿CADA CUÁNTO TENDREMOS CONSULTA?

Lo habitual es que realicemos una consulta cada 15 – 20 días, aunque todo dependerá de las necesidades de cada caso y del momento del proceso terapéutico.

¿CUÁL ES EL PRECIO POR CONSULTA?

El precio de la consulta presencial es de 70€ por consulta.

¿TRABAJAS CON SEGUROS?

No, en estos momentos no trabajo con aseguradoras.

¿DÓNDE PASAS CONSULTA?

Paso consulta como psicóloga en Oviedo en GENOS, Centro de Terapia y Mediación Familiar.

¿CÓMO TE CONTACTO?

Puedes contactarme personalmente a través del siguiente enlace o directamente contactando con la clínica:

>> CONTACTAR 

SI QUIERES CONTACTAR CONMIGO, RELLENA ESTE FORMULARIO

Simplemente, introduces tus datos de contacto, tu motivo de consulta, y responderé a tu mensaje a la mayor brevedad.